Reflexión: 25 FEBRERO.- 2o Domingo de Cuaresma

San Valerio, Eremita, Siglo VII.

De Astorga (León), comienza una vida de oración y penitencia al estilo de los antiguos eremitas, recibiendo la visita de los habitantes del lugar. Posteriormente, termina en un monasterio del Bierzo.

 Este domingo recordamos la Transfiguración del Señor.

Seis días más tarde Jesús toma consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, sube aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». No sabía qué decir, pues estaban asustados. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo». De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.



Marcos 9,2-10

 Rezamos en el prefacio que Jesús, «después de anunciar su muerte a los discípulos, les mostró en el monte santo el esplendor de su gloria, para testimoniar que la pasión es el camino de la resurrección». ¿No es verdad que a lo largo de tu vida también ha tenido contigo sus «pequeñas transfiguraciones», momentos en los que se te ha hecho más gozoso y evidente? Agradéceselos: son momentos de cariño que te concede con la misma finalidad. Antes de padecer, el Padre quiere dejar claro a los apóstoles que Jesús es Dios, para que lo tengan presente cuando ante sus ojos Jesús parezca la escupidera de Jerusalén. Y a pesar de todo esto, Señor, ¿por qué entro tan fácilmente en crisis de fidelidad las temporadas en las que sufro?

Comment (1)

  1. Randy Ficachi 25 febrero, 2018 at 3:31 am

    amen

    Reply

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *